Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Los debates universitarios desde dentro

Cuando un profesor propone un tema y anima a los alumnos a que den su opinión al respecto, una gran mayoría se muestra reacia a manifestar sus pensamientos delante de sus compañeros. Sólo unos pocos deciden establecer un diálogo y exponer sus ideas ante los demás generando un debate. Dentro de la Universidad existen grupos de estudiantes que disfrutan hablando en público y deciden emplear su tiempo libre practicando sus habilidades retóricas en un club de debate.

Según la Real Academia Española (RAE), debate deriva del verbo debatir y significa controversia o discusión. Para que se produzca un debate es obligatorio que haya mínimo dos personas con opiniones contrarias con las que se genera una discusión. Culturalmente los españoles no son buenos oradores: les resulta muy difícil hablar en público tanto por falta de práctica como por sentido del ridículo.

La participación en los clubes está aumentando. Cada vez más universidades, escuelas de negocios, centros privados, crean o potencian sus respectivos clubes de debate, surgen numerosas asociaciones o fundaciones (por ejemplo, Pasarela, organizado por empresas como Deloitte, PwC, Indra, KPMG y Cánovas) que desarrollan la creatividad y el progreso de los alumnos.

 

NORMAS

Con respecto a las normas, todos los estudiantes universitarios pueden participar en estos debates, siempre que se haya completado correctamente el proceso de matrícula. A continuación, los alumnos deben formar grupos de entre tres y cinco personas, en los cuales habrá un capitán que puede variar en cada encuentro.

Aunque ningún participante puede formar parte de más de un equipo a lo largo de un debate, sí está permitido realizar cambios en su composición durante la celebración de un torneo. Para ello, el grupo debe enviar un comunicado escrito solicitando el cambio a la entidad encargada de organizar el encuentro.

Por otro lado, cada grupo debe contar con un profesor tutor perteneciente a la universidad que representan. Este guiará al equipo y resolverá dudas y cuestiones durante la preparación de los temas, no obstante, no podrá ayudarles durante la celebración del debate.

 

ESTRUCTURA

En cuanto a la estructura, los debates universitarios siguen el modelo del debate académico, que es el más extendido en el mundo hispanohablante. En primer lugar, la pregunta a desarrollar se hace pública semanas antes del debate y los participantes pueden iniciar una profunda documentación del tema a tratar.

En segundo lugar, cada equipo elige, antes del acto, el rol de cada participante: un introductor, un primer refutador, un segundo refutador y un conclusor. El mismo día del debate, la organización sortea qué grupos se posicionarán a favor y qué grupos lo harán en contra. El equipo que esté a favor es el primero en hablar en el primer, segundo y tercer turno, pero el orden se invierte para las conclusiones que ponen fin al debate.

A continuación, el debate comienza con el primer turno de los introductores. Estos describen el objeto de debate, exponen sus líneas argumentales y presentan las principales evidencias defendidas por su equipo. Los introductores memorizan sus discursos y tienen totalmente prohibido referirse directamente al discurso introductorio del equipo rival.

debates universitarios

Estudiante durante un debate. F: INÉS DELGADO

En el segundo turno, hablan los primeros refutadores y sus discursos son improvisados, puesto que desconocen los argumentos del equipo contrario hasta el momento en que estos exponen su introducción. Así, su principal objetivo es mostrar las debilidades e incoherencias del rival.

En el tercer turno intervienen los segundos refutadores también con un discurso improvisado. Una vez más, estos intentan destruir los argumentos del discurso contrario. Sin embargo, esta es la última oportunidad que tiene el equipo para presentar nuevas evidencias o razonamientos.

Por último, llegan las conclusiones donde los alumnos hacen un repaso de todo lo comentado en el debate e intentan demostrar que su equipo ha presentado los mejores argumentos y razonamientos. Al terminar, ambos grupos se saludan y abandonan el lugar del debate hasta que, momentos más tarde, los jueces comunican en otra sala la puntuación numérica obtenida en el debate, que se suma a la puntuación global de cada grupo en el torneo.

 

APRENDER A CONVENCER A LOS DEMÁS

Iván Bejarano (Madrid, 31 de agosto de 1995) es el presidente del Club de Debates Complutense, gracias al cual ha mejorado sus habilidades comunicativas y ha aprendido a superar retos. “En un debate te expones a los demás, obligándote a persuadirles con unos argumentos sólidos”, explica Iván.

El formato de debate más extendido en España es el académico, en el que los participantes deben realizar una investigación previa de un tema. No obstante, algunos clubes como el de la Universidad Autónoma de Madrid, también practican el modelo británico parlamentario, en el que los participantes sólo tienen 15 minutos para prepararse su discurso sobre la cuestión propuesta.

La coordinadora de la Sociedad de Debates UAM, Juncal León (Madrid, 10 de septiembre de 1996) destaca los conocimientos que los participantes en competiciones adquieren con el paso del tiempo. “Tanto en la modalidad académica como en la británico-parlamentario acabas aprendiendo mucha cultura general, porque tienes que construir unos argumentos para defender cualquier tema”, explica la entrevistadora.

Juncal entró en el mundo de los debates cuando comenzó sus estudios de Derecho y Ciencias Políticas, por lo que tuvo que aprender a gestionar bien su tiempo para mantener su rendimiento académico a pesar de viajar a menudo para participar en competiciones nacionales.”Cuando coincides con los miembros de otros equipos en varios torneos te olvidas de la rivalidad y de las etiquetas de la universidad y acaban surgiendo buenas amistades e incluso parejas”, confiesa la protagonista.

 

LOS MEJORES CLUBES DE DEBATE EN ESPAÑA

No os vamos a engañar. España es un país que no enseña a comunicar ni a hablar en público a sus estudiantes universitarios. Basta con que el profesor escoja al azar a un alumno para que este se ponga a temblar como un flan. Ni siquiera en carreras tan comunicativas como periodismo o publicidad imparten una asignatura de oratoria.

Sin embargo, el primer puesto del campeonato del mundo de debate se lo llevó un club español. De los siete mejores equipos, cuatro eran de España y el mejor orador universitario del mundo también es español. Es lo que se va a exponer en este apartado, los profesionales de la palabra en el arte de la oratoria y el debate.

  • Universidad Complutense de Madrid: desde 2003, este club de debate se ha consolidado como el mejor equipo del sector. Este centro se convirtió el primero en acoger la liga mundial. Además, la Complutense está hermanada con Oxford Union, el cual es el club de debate más famoso del mundo. Es una organización, fundada en 1823, que no solo ofrece paneles de discusión, sino que también organiza conferencias de las entidades más relevantes de la escena internacional.
  • Universidad de Comillas: tiene el prestigio de poseer al bicampeón de oratoria en España, Antonio Fabregat. Este centro imparte desde 2015 una asignatura anual para todos los alumnos de primero y cuenta con un club de debate optativo en el que tres profesores preparan a los alumnos para competir en torneos nacionales e internacionales.
  • Universidad de Extremadura: el club de debate de este centro quedó subcampeón en 2013 y un año más tarde ganaron en la categoría de mejor orador con el estudiante Gonzalo Alonso Pinto.
  • Universidad Autónoma: han sido subcampeones durante tres años consecutivos, de 2014 a 2016, en el Concurso Mundial Universitario de Debate en España. Su método consiste en la formación de los alumnos a través de cursos, debates y mesas redondas que fomenten el espíritu crítico.
  • Universidad Carlos III: propone un proyecto que une la formación y la práctica de la argumentación, la oratoria, el debate y el trabajo en equipo a los alumnos que forman parte de la sociedad de debate. Esto le convierte en una de las mejores universidades públicas en la liga de debate nacional.
  • Universidad de Córdoba: el club de debate de este centro universitario ha quedado semifinalista en el Concurso Mundial Universitario de Debate en España en 2014 y finalista en el campeonato de discursos, organizado en la ciudad andaluza. La asociación se fomenta en el desarrollo de la capacidad de comunicación tanto verbal como no verbal, así como el pensamiento crítico y distintas habilidades inherentes al debate, como formas de captar la atención, el control del tiempo o las técnicas de investigación.
  • Universidad de Santiago de Compostela: a través de una convocatoria anual, los estudiantes tienen la posibilidad de fomentar la obtención de información en temas de interés, adquirir cultura y además debatir sobre dichos datos. En el Campeonato Nacional de 2013 llegaron hasta los cuartos de final.

Otros centros que también son importantes en esta actividad son: la Universidad  Rey Juan Carlos, la Universidad de Murcia, la Universidad de Málaga, la Universidad CEU San Pablo, la Universidad de Nebrija, la Universidad Politécnica de Madrid y Valencia, la Universidad Pontificia de Salamanca y la Universidad Francisco de Vitoria.

En cuanto al mejor orador del mundo, Antonio Fabregat se impuso ante 215 estudiantes internacionales en el campeonato de 2016. El estudiante de la Universidad de Comillas no lo tuvo nada fácil. Dos debates le dieron la victoria en el concurso: en el primero tuvo que defender la inmoralidad de tener hijos biológicos en un futuro lejano regido por la superpoblación y la escasez de recursos; en otro tuvo que postularse a favor de que un gobierno pulsara un botón para matar al azar a una persona a cambio de 10 millones de dólares.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.