Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

De “Sol” a las estrellas

de "Sol" a las estrellas

Para caminar por el centro de Madrid no te hace falta el iTunes ya que las calles y las paradas del metro están llenas de músicos y artistas que ponen la banda sonora a tu paseo. Muchas veces te paras y les escuchas; y otras les ignoras por completo.

La edad, el estilo musical y los instrumentos son totalmente diferentes, tanto como las vidas que están detrás de ellos. Unos tocan por diversión y otros por necesidad pero tienen algo en común: la música.

Hemos recorrido algunos rincones de Madrid en búsqueda de músicos y nos hemos encontrado con una gran pasión y talento: desde el percusionista con su batería improvisada hecha de cubos vacíos hasta el solitario violinista de la Ciudad Universitaria.

Escoger el sitio y la canción que vas a tocar no es una tarea fácil porque de ello dependerá tu recaudación. Para obtener unos euros necesitas: buena acústica y un tema con ritmo para animar a la gente. La revista Rolling Stone realizó un experimento sobre qué canciones dan más dinero al músico. Tocando desde “Los Planetas” hasta “El Canto del loco” se ha llegado a la conclusión de que lo indie prevalece sobre lo comercial.

Nada comerciales son los protagonistas del grupo “Caravana”: chicos que han tenido más suerte que los demás y que han cambiado los pasillos subterráneos por escenarios de verdad. Hablamos con ellos para ver cuáles fueron sus orígenes.

Si eres atrevido y quieres iniciarte en la música callejera tienes que solicitar una autorización a la correspondiente Junta de Distrito. Los permisos se dan en función del instrumento, la  acústica, la calidad del músico y el horario en el que se desee tocar. Esta ordenanza es bastante reciente y todavía no existe ninguna información concreta.

Si el papeleo no es lo tuyo, aprovecha los eventos de micrófono abierto para mostrar tus cualidades. Un ejemplo de ello es el Mercado de San Antón ubicado en el barrio de Chueca. Para atraer al público ha inventado un nuevo espacio: la Musiquería, sí como la Marisquería pero lo que se vende ahí es la música. Ofrecen conciertos gratuitos justo a las puertas del mercado. Los músicos, cuya única condición para actuar es que sean desconocidos pero emergentes, se subirán cada miércoles a las 19.00 a un escenario hecho de palés.

Muchos de los famosos comenzaron su carrera tocando en la calle y en los pequeños locales: Sixto Rodríguez es uno de ellos. El documental “Searching for the Sugarman” (2012) ganador del Oscar al Mejor Documental, narra la historia de un misterioso músico que fue descubierto en un bar de Detroit por dos productores que se enamoraron de sus melodías conmovedoras y de sus letras proféticas en los años 60. Pero a pesar de todos sus esfuerzos el éxito nunca llegó. Mucho tiempo después, dos fans sudafricanos se empeñaron en averiguar qué pasó realmente con su héroe. Para más información pincha aquí.

Algo parecido le pasó a Anvil, una banda de rock muy famosa que desapareció en el olvido y cuya historia se relata en un maravilloso documental llamado “Anvil! The story of Anvil” (2008).

En los últimos años se está poniendo de moda Trainacting, actuaciones express realizadas por músicos y actores dentro de los vagones del tren. Una parada equivale a una actuación. Esta ciudad no nos deja de sorprender, tan solo necesitas darte un paseo o coger el metro para sumergirte en el submundo musical de sus calles. ¡Nunca te aburrirás! Como escribió Kurt Kobain: “La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor”.

Be Sociable, Share!

37 Comments

  1. No se debe perder el arte callejero. Y los músicos son parte fundamental. En la monotonía del transporte público y de las escaleras mecánicas escuchar arte es fantástico.
    Buena entrada.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.