Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

De Madrid, ¿al cielo?

Buena parte del estío de vida de los madrileños puede verse afectado por los altos niveles de contaminación en el aire. El tráfico rodado por Gran Vía, las estufas de gas en las terrazas de los bares o las calefacciones de carbón que todavía quedan en la ciudad son solo algunos de los hábitos que pueden tener los días contados a causa de los alarmantes índices de polución en la capital. Hemos salido a la calle para preguntar a los madrileños de piensan sobre este tema.

 

De ahora en adelante, los madrileños deberemos acostumbrarnos a vivir con restricciones al tráfico cada vez más frecuentes que supondrán una gran molestia para muchos. Para muchos ciudadanos las medidas adoptadas por el ayuntamiento para disminuir los índices de polución pueden suponer un gran trastorno, pero lo cierto es que la amenaza para la salud pública que suponen los altos niveles quedan probados por el incremento en hasta un 42% en los ingresos hospitalarios por problemas pulmonares. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, unas 5.900 muertes al año en España están directamente relacionadas con la contaminación.

El vigente protocolo contra la contaminación fue aprobado en febrero de 2016. En el documento se establecen cuatro escenarios posibles ante los que es necesario activar la alerta. Son dos los factores que se tienen en cuenta para la activación de cada una de las fases: el dióxido de Nitrógeno (NO2) y las previsiones meteorológicas. El primero de los escenarios, el más leve de todos, se activa si durante dos horas seguidas se superan los 180 microgramos de NO2 por metro cúbico e implica la reducción de la velocidad a 70 km/h en la M30 y sus accesos. La siguiente fase entra en vigor si la situación anterior se prolonga durante 2 días o si durante 2 horas consecutivas se traspasan los 200 microgramos por metro cúbico y obliga a las autoridades a sumar a la anterior restricción la prohibición de aparcar en el interior de la M30.

El tercer escalón se daría con dos días seguidos con unos niveles superiores a 200 microgramos por metro cúbico y las medidas abarcan las del escenario 1 y 2, y la restricción de la circulación en el área interior de la M30 del 50% de todos los vehículos y se recomienda la no circulación de taxis vacíos. Por último, el escenario cuatro se activa con tres días superando los 200 microgramos por metro cúbico o si tres medidores de la misma zona detectan más de 400 microgramo por metro cúbico durante tres horas seguidas. Las consecuencias, además de todas las anteriores, pasarían por la restricción circulatoria en la M30 de la mitad de los vehículos y la prohibición de la circulación a los taxis vacíos en el área interior de la M30. Así nos lo cuenta en una entrevista, el ex presidente de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), Luis Guijarro.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.