Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿Cuánto tardas en llegar a la universidad?

Cercanías RenfeEs por todos sabido que la mayoría de los estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid provienen de otra Comunidad Autónoma; sin embargo, no suelen ser, curiosamente, estos los que vienen “desde más lejos”. Y es que son, igualmente numerosos, los alumnos que provienen de las afueras de la ciudad e incluso de otras provincias.

Algunos de ellos acuden desde la sierra de Madrid, otros de ciudades “cercanas” como Guadalajara, Toledo e incluso Segovia. Todos ellos tienen entre tres cuartos de hora y dos horas de viaje desde su lugar de residencia, hasta la universidad, más si tenemos en cuenta la frecuente dependencia del transporte público.

En muchas ocasiones, estos estudiantes realizan dos horas de ida y dos de vuelta para acudir a una única clase de hora y media y de carácter obligatorio. Está claro que las cuentas no salen, pero no es este su único problema, y es que estos alumnos, dependientes del transporte público, invierten, aparte de su tiempo, una cifra considerable al mes correspondiente al abono que deben poseer en función de su localidad. Así, vemos como la diferencia entre el que más paga por acudir a la universidad y el que menos, es de casi el doble.

No en vano, se ha intentado facilitar, en la medida de lo posible la comunicación entre estas zonas limítrofes. Así, por ejemplo, vemos como Castilla La Mancha cuenta con un convenio de colaboración con el sistema de transportes de Madrid, el cual ha sido renovado recientemente. Se trata de los abonos E1 y E2, que cubren los desplazamientos entre estas regiones en diferentes medios de transporte, en un radio de 59 y 85 kilómetros respectivamente. Cabe destacar que en 2011 se vendieron aproximadamente 90.300 títulos, un 12,5% más que el año anterior. En 2012 la cifra aumentó hasta casi 96.000, lo que supone que aproximadamente 9.500 usuarios se benefician cada mes de este abono.

Hemos hablado con tres estudiantes que son “esclavos” de los largos viajes en trenes y autobuses hasta llegar a su centro de estudio, ¿Cómo lo viven ellos? Tres casos, tres historias.