Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Comunicar sin palabras

Imagen minimalista que ilustra que las manos también pueden ser muy expresivas

Un dato para reflexionar: en una comunicación cara a cara, el componente verbal es del 35% aproximadamente frente al 65% que se corresponde con la comunicación no verbal.

Cuando comunicamos (siempre lo hacemos incluso cuando estamos en silencio) tenemos que tener en cuenta diferentes aspectos. No es lo mismo cuidar el tono, el ritmo o las pausas que intentar controlar los movimientos que realizamos, en muchos casos involuntarios, o medir el espacio físico que nos separa de la otra persona y ajustarnos a él.

Este último punto es la proxémica o proximística. Todas las personas han tenido alguna vez una conversación en la que se han sentido incómodas al estar demasiado cerca del otro. O por el contrario mantener una distancia larga ha enfriado la situación. La distancia perfecta es hasta 45 cm para una conversación íntima, de 45 a 120 cm para la que mantienen personas conocidas, de 120 a 360 cm es la distancia social para conversaciones formales, encuentros impersonales o con desconocidos y más de 360 cm para conferencias, discursos.
También hay que tener en cuenta que la distancia que posee la burbuja personal de un individuo de la cultura occidental es entre 45 y 75 cm y cuando se invade procuramos separarnos inconscientemente, para mantener la distancia de seguridad.

“La verdad es que nos estamos comunicando en todo el mundo, pero no a través del lenguaje. (…)  Nos comunicamos a través de la coca-cola, los supermercados, los signos de tránsito, todo este idioma universal. Comemos la misma comida: perritos calientes, hamburguesas, ésa es la verdadera comunicación. Los jóvenes se comunican a través de la música rock, escuchando canciones en muchos idiomas, especialmente el inglés. En cuanto a comunicarse a través de ideas, es cada vez más difícil” decía Antonhy Burguess famoso escritor y compositor británico en una entrevista a El País.

¿Sabemos lo que es la comunicación no verbal? ¿Le damos la importancia que tiene? Hemos preguntado a los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Información, y esto es lo que nos han contestado…

 

Como sabemos, lo primordial de toda comunicación, sea verbal o no, es transmitir el mensaje que deseamos enviar. La comunicación que nosotros transmitimos mediante gestos, posturas, formas de reacción, etc, es la que percibimos con mayor rapidez puesto que la vista es el sentido que más inmediatez nos aporta a la hora de reconocer el entorno y/o una situación determinada. Este reconocimiento de la información/comunicación no transmitida vía oral, es primordial en el entorno de una empresa o institución. Hablamos tanto de la imagen de la propia corporación como, la imagen de una persona concreta, por ejemplo de alta índole, como veremos a continuación. En este vídeo se muestran algunos ejemplos de comunicación no verbal en estas personas.

Jaime Albert, asesor de la Secretaría General de la Presidencia, nos ha explicado la importancia de este tipo de comunicación, los componentes a tener en cuenta de la comunicación no verbal y su praxis.

 

Pero no sólo es importante la comunicación para los altos cargos o personas públicas, sino también para cada uno de nosotros. Tenemos que saber controlar las distancias de la conversación que se explica antes como nuestros gestos y miradas. La comunicación no verbal puede ser clave a la hora de conseguir un trabajo tanto para bien como para mal como nos explica Belén Velasco Herranz, gestora de personas y organización en recursos humanos de Repsol.

 

Ha quedado patente la importancia de la comunicación no verbal para cada uno de nosotros tanto en nuestro día a día como en situaciones determinadas. No hay que olvidarla pero tampoco forzar ya que el verdadero éxito de la comunicación no verbal (y también la verbal) es la naturalidad. Para Yves Saint-Lauren la elegancia podría ser el olvido total de lo que se lleva puesto, y con esta elegancia debemos tratar a la comunicación no verbal. Como escribió Peter Drucker: “Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice”.