Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Compartido, el viaje es más

Compartir coche es una opción que no deja de ganar adeptos en Europa y en particular en nuestro país. Un factor que explica ese boom es la actual crisis económica. En Generación 2.0 hemos buscado la opinión de voces autorizadas al respecto.

El 85% de los usuarios que utilizan coche compartido lo hacen por razones económicas. Tal es el caso de Fernando Gracia, usuario de este tipo de servicios. Nos explica que “el transporte público tarda mucho más tiempo” y en coche compartido el trayecto “se hace más rápido y más barato”, y señala que utilizar este tipo de transporte es más beneficioso para el medio ambiente.

Algunos de los principales detractores del viaje compartido arguyen que el problema es la seguridad, al viajar con desconocidos. Pese a todo, Fernando indica que en la página que él utiliza existe un sistema de referencias para evitar sobresaltos. Este permite a los viajeros, antes de subir al vehículo, conocer el perfil del conductor y las puntuaciones que ha recibido en anteriores ocasiones.

BlaBlaCar utiliza un sistema de referencia en que tanto el usuario como el conductor dejan opiniones en los perfiles. Cuantas más opiniones positivas reúne el usuario, más avanza en la “jerarquía” dentro de la web, hasta alcanzar el estatus de embajador.

Ese es el rango que ostenta Samuel García, conductor, que nos habla del perfil del usuario: “sobre todo jóvenes; y muchos universitarios”. Atribuye también el boom de este tipo de servicios a la crisis.

Con la intención de ampliar su espectro de usuarios, las compañías del sector buscan nuevas formulas. Vincent Rosso, director de BlaBlaCar para España y Portugal, nos explica las nuevas iniciativas de la plataforma que dirige para ofrecer más garantías tanto a viajeros como a conductores. Entre ellas, la más destacable es la implementación de un sistema de pago antes de realizar el viaje.

«El usuario pagará un poco más pero tendrá más información, más tranquilidad y más fiabilidad», asegura Rosso.

Con la crisis, hay personas que tratan aprovecharse de estas plataformas para lucrarse, organizando viajes en furgonetas y otros vehículos con mayor número de plazas que un turismo convencional. Rosso afirma que “este tipo de acciones está prohibida por Ley: lo que está permitido es compartir los gastos de un viaje puntual”.

Preguntado por la queja de la patronal de autobuses, que acusa a la compañía de competencia ilegal, el director de BlaBlaCar Iberia puntualiza que “no hemos tenido una denuncia firme, fue más un hecho mediático”, y asegura que “nosotros hacemos más bien que mal”.

Orígenes

El fenómeno del coche compartido nació en la Alemania de posguerra debido a la escasez de vehículos, así como a la crisis económica que asolaba el país. Con la aparición de Internet, son cada vez más las webs que facilitan el contacto entre conductores y pasajeros. En la actualidad, decenas de páginas ponen en contacto a conductores y viajeros. Ejemplo de ellas son Amovens, Carpooling, Shareling y la ya citada BlaBlaCar.