Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿Cómo nos ven a los periodistas?

¿Cómo nos ven a los periodistas?El periodismo español ha sufrido más de 10.000 despidos en cuatro años y proliferan las ofertas que pagan a 0,75 céntimos el artículo. En número de despidos, 2012 ha sido el peor año de la crisis con diferencia. El Observatorio de la FAPE refleja 3.923 despidos y 71 medios cerrados, sin contar los 925 profesionales de Telemadrid y los de ABC Punto Radio.

En ese fatídico 2012 se produjeron, entre otros, más de 600 despidos en el Grupo Prisa (incluyendo la radio y la televisión), 256 en Unidad Editorial, 75 en el Grupo Joly, 34 en 20 Minutos, 134 en el grupo de revistas G&J, 18 en El Periódico de Extremadura, 49 en El Punt-Avui, 55 en La Voz de Asturias (que cerró), 40 en el Grupo El Día (que cerró cuatro cabeceras), 60 en ADN (también cerrado), 32 en Qué! (desaparecido), 134 en Público (que puso punto y final a su edición en papel) y 30 en Diario de Jerez (cerrado) y Diario de Cádiz. En suma, desde el año 2008 han perdido su empleo casi 10.000 trabajadores de medios de comunicación y han cerrado 197 medios.

Según el Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de febrero de 2013, la profesión periodística es de las peor valoradas por los españoles con una nota del 59,09 sobre 100 (juez es la profesión menos valorada con 59,01 mientras que los médicos son los profesionales que más respaldo tienen entre los encuestados con un 81,58).

Buena parte del desprestigio que sufre la profesión se debe a los programas “espectáculo” de periodistas/tertulianos que emiten nuestras cadenas de televisión. Hemos salido a la calle para preguntar a alumnos de otras facultades qué opinan del periodismo, sus salidas profesionales, los profesionales que más respeto les merecen y los que menos.

 

Be Sociable, Share!

20 Comments

  1. Tenemos la imagen que la audiencia quiere ver. Es más económico tener una tertulia llena de insultos e ignorantes que ver un debate serio. Un debate serio implicaría una audiencia más formada y que reflexione sobre lo que ve, oye y lee. Se nos ve mal porque es económico y más fácil que entender una reflexión intelectual.

Responder a Alberto García Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.