Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

CD Ilunion, un gigante del baloncesto sobre ruedas

Existen obstáculos a los que sobreponerse a lo largo de la vida. Lastres inesperados. Adversidades en forma de discapacidades físicas o mentales que se cruzan en el camino y se quedan para siempre. El mundo del deporte no está exento de estas inclemencias del destino, pero ofrece la posibilidad de volver a nacer a través de ellas. De revivir la grandeza de la superación y el esfuerzo. Una manera de aceptar ese camino es el baloncesto en silla de ruedas. Una salvación sin catequesis.

Dentro del conocido mundo del deporte paralímpico se encuentra el baloncesto adaptado. Baloncesto sobre ruedas. Una modalidad todavía en ciernes en nuestro país que nació en Inglaterra en la década de 1940. A los pocos años de vida, apenas roza la veintena, se han adherido con determinación clubes, escuelas y patrocinadores que sueñan con hacer grande esta disciplina. Uno de los principales protagonistas dedicados a llevar a cabo esta proeza  es el CD Ilunion, un equipo humilde, de barrio, cuya grandeza queda corta incluso ante su infinito palmarés.

foto-plantilla

El club madrileño CD Ilunion se ha ganado el respeto del baloncesto adaptado internacional a base de esfuerzo, disciplina y talento. Un talento indiscutible que le ha llevado a cosechar 15 campeonatos nacionales (desde 1995), 15 copas del rey y dos campeonatos de Europa (vigentes campeones). Una de las claves es la constancia. Las sesiones de entrenamiento se planifican al detalle para no descuidar las exigencias físicas en ningún trámite de la temporada. La alimentación y las horas de sueño se acatan como un dogma en el vestuario del Colegio San Agustín, lugar en el que entrenan actualmente.

¿Cómo funciona el CD Ilunion? ¿Y el baloncesto sobre ruedas?

Frente a las recurrentes críticas que achacan a otros rivales del continente, el CD Ilunion no ha basado su éxito en la adquisición de jugadores talentosos de otros lugares, ni en la construcción de un equipo a base de talonario como pueda verse fuera del deporte paralímpico. Solo existen dos jugadores extranjeros, aunque, como dicen ellos, “en el campo somos todos hermanos”.

Desde el equipo técnico, visible en el aire que se respira al pisar el parqué , una de las mayores preocupaciones es un trato cercano y amable. Explican que la discapacidad obliga a unos ritmos de entrenamiento muy distintos, pero que también permite precisamente, una experiencia de empatía y amistad poco común en equipos de primer nivel.

José Manuel Artacho, el hombre que empuja al éxito

Las normas, la forma de viajar, las sesiones de fuerza, los entrenamientos… Todo es distinto cuando se aterriza en el mundo del baloncesto en silla de ruedas. Sin embargo, existen otros lazos, comunes al baloncesto y a cualquier otro tipo de deporte: la pasión y las ganas de seguir trabajando. En el CD Ilunion las victorias caen con humildad, caen en un equipo profundamente comprometido con el juego limpio y el respeto, que cree en la pluralidad y en la igualdad de oportunidades. “Aquí no hay favoritos ni enchufes”, comenta con una sonrisa un jugador que se esconde detrás de la cámara por vergüenza.

A pesar de ser un deporte minoritario, condición tristemente compartida por el deporte paralímpico en general, ya son varios los medios de comunicación que no han podido resistir a las gestas de los campeones del San Agustín. A través de su página web se pueden visualizar los partidos en directo y gran parte de los encuentros se suben a YouTube para poder verse en diferido. Asimismo, a pesar de ser dotaciones simbólicas, poco a poco las aportaciones económicas de entidades patrocinadores han ido aumentando su presencia. Sin embargo, la mayor financiación, a día de hoy, sigue llegando de forma estatal.

Entrevista a Sara Revuelta, miembro clave del CD Ilunion.

Queremos volver a ganarlo todo” dicen, algunas reivindican potencial, otras son simplemente una revancha, pero en todas ellas subyace latente el deseo de reafirmarse como deportistas. Verdaderos profesionales que se vieron obligados a vivir una vida distinta, que no dudaron en  comerse el mundo desde su silla de ruedas.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.