Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Capillas católicas, ¿un lugar sagrado para las universidades?

La Constitución española de 1978 establece que España es un estado aconfesional en el artículo 16.3. Pese a no tener una religión oficial, muchas universidades públicas todavía cuentan con capillas católicas en varias de sus facultades. 

Capilla Facultad Derecho UCM/FOTOGRAFÍA PROPIA

Las capillas universitarias en Madrid nacen en los años 70 cuando se firma un convenio entre las autoridades académicas y el arzobispado. En total se abrieron 33 capillas en las universidades españolas. En la Universidad Complutense de Madrid (UCM) nacen en 1993 con el rector Gustavo Villapalos de la mano del arzobispo titular Ángel Suqua. En este acuerdo se estableció también que los capellanes recibieran una remuneración equivalente al salario medio del personal no docente. Un gasto que, desde que Carlos Berzosa fue rector (2003-2011), corre a cargo del Arzobispado y no de la Universidad.

El Acuerdo con la Santa Sede de 1979 sobre enseñanza establece que la presencia católica en las universidades se hará de mutuo acuerdo con las diócesis: El Estado garantiza que la Iglesia Católica pueda organizar cursos voluntarios de enseñanza y otras actividades religiosas en los Centros universitarios públicos, utilizando los locales y medios de los mismos. La jerarquía eclesiástica se pondrá de acuerdo con las autoridades de los Centros para el adecuado ejercicio de estas actividades en todos sus aspectos”. Para garantizar este derecho, en las universidades se establece un servicio denominado «pastoral universitaria», que organiza actos religiosos y otras actividades que permitan difundir el mensaje de la iglesia católica en las universidades.

Su existencia siempre ha sido causa de polémica y debate. Una de las grandes polémicas surgió a raíz de la protesta de la todavía portavoz adjunta de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, quien, en 2011, entró en la capilla de la Facultad de Psicología de la UCM con el torso descubierto. La Audiencia Provincial de Madrid finalmente absolvió a la política por encontrarse un conflicto entre la la libertad religiosa y la libertad de expresión en cuanto a la ofensa de los sentimientos religiosos recogida en el artículo 524 del Código Penal. Ocho años después de este incidente, los alumnos de la universidad siguen teniendo dudas acerca de la existencia de estas capillas.

Como solución a las protestas y a las peticiones de espacios multireligiosos, en 2014, José Carrillo, entonces rector de la Universidad Complutense, decidió trasladar la capilla de la Facultad de Historia y Geografía y reconvertir ese espacio en un aula. Este hecho hizo que, en contra de lo esperado, los alumnos cristianos organizaran protestas en contra de la decisión tomada apoyados por la Asociación Española de Abogados Cristianos (AEAC) y la asociación española de extrema derecha​​​​​ de corte ultracatólico y ultraconservador, HazteOir.  

La situación ya estaba agravada desde 2011 cuando se propuso la idea de acabar con las capillas. Ese año coincidió con las elecciones a Rector de la UCM a las que se presentaron José Iturmendi, más conservador y José Carrillo, más progresista, que se impuso como ganador. Ante estas elecciones, los alumnos crearon el hashtag #Eleccionesucm donde publicaron todo tipo de opiniones. Una de las más polémicas fue un cartel que colgaba en el hall de la Facultad de Derecho. Un mensaje apoyado por el propio candidato Iturmendi haciendo referencia al “no pasarán” de la resistencia contra Franco.

Hall facultad Derecho UCM. MADAME TAFETÁN.

Desde la implantación de las capillas universitarias, la de la Facultad de Derecho de la UCM es la más aclamada. En ella, además de misas diarias se organizan todo tipo de actividades de voluntariado, se organizan procesiones y, en la misma facultad, se organizan los alumnos una vez por semana para compartir su sentimiento religioso. Por esto, no fue sorpresa que fuera en esta facultad en la que los alumnos protestasen más cuando se intentó impulsar la eliminación de las capillas.

Para calmar la situación, se propuso cambiar algunas capillas por espacios ecuménicos en los que se recogen todas las religiones de base cristiana sin imponerse ninguna. Uno de esos espacios es el de la Facultad de Ciencias de la Información cuyo capellán es Alfonso Simón Muñoz.

En palabras del capellán, Alfonso Simón, la importancia de un espacio de encuentro que sirve para saciar la necesidad espiritual sería suficiente motivo para avalar la existencia de las capillas en las universidades públicas. Junto a él, la Pastoral Universitaria, en un intento de evitar que se siga sometiendo a examen si son necesarias o no,  ha pedido a los alumnos que pongan un mayor entusiasmo en demostrar la importancia de su existencia. De su lado, el nuevo RectorJoaquín Goyache, se ha mostrado a favor del mantenimiento de estos espacios en la Universidad Complutense en contraposición con su antecesor, Carlos Andradas, que abogaba por una universidad laica con un espacio ecuménico y no capillas de una religión en ciertas facultades.

Los demás componentes de los órganos de gobierno de la universidad apoyan las declaraciones de Goyache. Cristóbal Fernández Muñoz es Vicedecano de Estudiantes y Comunicación en la UCM.

 Ni las protestas, ni las movilizaciones, ni el carácter aconfesional de España han conseguido que las capillas católicas desaparezcan de las universidades públicas en los últimos años. La tradición cristiana en nuestro país y la habilitación de estas capillas hace más de 40 años, hace que su existencia siga vigente y que, por lo tanto, el debate sobre su futura eliminación o reconversión se mantenga en suspensión.