Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Belleza y emoción: el Hipódromo de la Zarzuela

A escasos kilómetros de la rutina, la monotonía y las preocupaciones mundanas de los habitantes de Madrid se encuentra un lugar mágico ajeno a todo ello: el Hipódromo de la Zarzuela.

Carrera Hipódromo Castellana

Madrid, mayo de 1918. En el Hipódromo de la Castellana. Un aspecto de la pista durante la celebración de la tercera carrera

Este recinto tiene su enclave en las inmediaciones del municipio de El Pardo y aunque muchos conocen de su existencia, quizá no sepan que su primer emplazamiento se situó en la Castellana, en pleno corazón de la capital, y que tras trasladarse a su ubicación actual estuvo cerrado al público durante casi una década. Estas y otras curiosidades son las que forman parte de la historia del turf, que aúna deporte, competición, fuerza y belleza.

En 1920, la capital había crecido hasta superar el millón de habitantes, lo que hizo imprescindible un cambio de lugar. Fue en el verano de 1934 cuando se decidió la construcción del Hipódromo de La Zarzuela. Tras seis años dedicados a una contienda sin sentido que paralizó las obras, en mayo de 1941 se inauguró el Hipódromo.

Tribuna Hipódromo Zarzuela Carrera

Tribuna Monumento Histórico Artístico desde 1980

Además, está considerado como una de las obras maestras de la arquitectura madrileña del siglo XX, ya que el diseño de las tribunas del Hipódromo de La Zarzuela recibió el premio Nacional de Arquitectura y fueron catalogadas como Monumento Histórico Artístico en el año 1980. Con un tamaño similar al del Parque del Retiro, el Hipódromo de la Zarzuela es uno de los pulmones verdes más importantes de la capital.

 

El recinto

Mucha historia y emoción. Los caballos corren durante escasos minutos, algo que para algunos se convierte en una eternidad, y otros a quienes no les da ni tiempo de parpadear. Esfuerzo, trabajo, nervios, ilusión…

Del trote al galope, del aplauso al clamor, y todo ello aderezado con pequeñas dosis de fortuna, de suerte, y de incertidumbre, la que acompaña al mundo de las apuestas. ¿Qué mejor plan? En cada jornada de carreras se disputan cinco o seis pruebas con un intervalo de tiempo de 35 minutos aproximadamente.

En cuanto a las instalaciones, el Hipódromo de La Zarzuela cuenta con una capacidad de estabulación de 800 caballos; con 550 boxes en la Villa Norte -totalmente rehabilitada- y más de 250 en la Villa Sur- donde continúan los trabajos de mejora. Posee cuatro pistas de trabajo: 3 pistas de arena, una de ellas de arena y fibra, y la pista principal, que es de hierba y mide 1.725 metros de perímetro. En los instantes previos a la carrera tiene lugar la exhibición de los caballos al público que se realiza en el paddock, siendo el toque final, el espacio en el cual los jinetes muestran a los caballos, exhibiéndolos para que los asistentes apuesten a sus favoritos.

Las familias pueden estar tranquilas, pues los niños encuentran en este recinto diversas áreas acondicionadas para su entretenimiento (castillo hinchables, ponys, etc), además de espaciosas praderas verdes para juegos. El Hipódromo de la Zarzuela será uno de sus lugares favoritos, donde la adrenalina y la diversión se juntan para dar vida a un espectáculo que te emocionará, y te envolverá en su increíble encanto y belleza visual.

Pony Hipódromo Zarzuela Niño

Niños montando en pony en el Hipódromo de la Zarzuela

 

Los profesionales

La actividad en el Hipódromo de la Zarzuela no cesa ningún día con el trabajo diario de caballos, entrenadores, mozos y el resto de profesionales que viven alrededor del mundo del turf. Ellos son los que hacen el seguimiento de cada caballo en los entrenamientos, los mismos que sufren en la grada y los que se esconden detrás de éstos animales. Hablar con ellos permite ver lo que una carrera no deja ver, el trabajo que existe detrás y todas las personas que viven de los caballos.

Hoy, el recinto vuelve a tener problemas para dar comienzo a la temporada de carreras 2015, algo que esperemos se reanude cuanto antes, para volver a disfrutar de uno de los lugares de referencia de las carreras de caballos en España.

Be Sociable, Share!

15 Comments

  1. Ni si quiera sabía que había un hipódromo en Madrid.

  2. Gran reportaje. Yo misma realice un trabajo fotográfico durante todo un cuatrimestre en el Hipódromo y pude comprobar lo maravilloso que es, así como el buen ambiente que se respira y la amabilidad de la gente que trabaja allí. Una pena que ahora esté parado, espero que pronto vuelva a funcionar.

  3. El Hipódromo es precioso, debería publicitarse más a ver si aumentara nuevamente su popularidad.

Responder a Andrea Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.