Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Las bases de datos de la UCM

Las bases de datos de la UCMSin duda, todos conocemos la biblioteca de la Universidad Complutense. Hemos ido a  estudiar a ella, utilizado sus ordenadores, cogido libros e incluso utilizado su videoteca. Sin embargo, hay muchos otros servicios que desconocemos, bien porque nunca nos los han presentado o porque nunca los hemos necesitado, aunque una vez descubiertos podemos comprobar que son bastante útiles.

Todo alumno debería, al menos una vez en su vida universitaria, pararse un momento y entrar a investigar la página web de la biblioteca de la UCM, en la que descubrirá muchos servicios útiles, como bases de datos, e-prints, artículos, catálogo Cisne… que luego os pasaremos a explicar. Por otro lado, podemos conocer la biblioteca física acudiendo a los paseos informativos que la propia institución ofrece al comienzo de cada curso.

PIN Biblioteca

Esta es la página que verás para acceder a tu cuenta

Nosotros vamos a centrarnos en algo más particular como es explicaros las funciones online que podéis utilizar de la biblioteca. En primer lugar, y como paso más importante, debéis tener un PIN de acceso que, como ya se debería saber si se es un alumno activo de la facultad, es un número de seguridad que el sistema requiere para que el usuario pueda hacer uso de ciertos servicios que proporciona la biblioteca. Su misión es preservar los datos personales de los usuarios.

El PIN se necesita para acceder a los siguientes servicios:

  1. Ver el estado de su carné de usuario
  2. Sugerir a la biblioteca la adquisición de documentos
  3. Consultar los recursos electrónicos desde fuera del campus
  4. Reservar y renovar libros
  5. Acceder de forma remota al Metabuscador

Hemos entrevistado a algunos alumnos de la Facultad para saber si conocen realmente las posibilidades de las que disponen.

No obstante, estos son los recursos más básicos que nos permite la facultad dentro de la biblioteca. Uno de los recursos más preciados y a la vez desconocidos para el público menos experimentado son las bases de datos. Estos elementos dan acceso a multitud de documentos bibliográficos e información que suelen quedar lejos de las manos de estudiantes que busquen por su propia cuenta fuera de la facultad.

Dentro de las bases de datos encontramos dos tipos. Por un lado estarían las bases de datos de libre acceso, que son las que permiten acceso sin necesidad de PIN, de forma gratuita sin necesidad de ser miembro de la universidad. Estas bases suelen ser menos especializadas y escasas, por lo que si necesitamos el acceso para un trabajo de mayor profundidad deberemos recurrir a la segunda opción: las bases de datos restringidas.

BNE base UCM

La base de datos de autoridades de la BNE es un ejemplo de libre acceso

Este tipo de bases de datos están sujetas a una suscripción que abona la Universidad Complutense cada año para ponerlas a disposición de estudiantes, profesores e investigadores. Para acceder a ellas si es obligatorio disponer del PIN. Este tipo de bases cuenta con una información mucho más especializada y selectiva, y aporta muchos más detalles, datos y opciones que el resto.

SABI bases restringida

SABI es una de las bases de datos restringidas

En ambos tipos de bases de datos encontramos una división temática, que abarcan todas las áreas que se imparten en la Universidad: arte, sociología, comunicación, economía… Un ejemplo de estas bases de datos sería SABI, el Sistema de Análisis de Balances Ibéricos. Esta herramienta es una base de datos con texto completo en línea, con información sobre más de 850.000 empresas españolas, que facilita su búsqueda por distintos criterios (nombre de la empresa, código NIF, localización, actividad, datos financieros, datos bursátiles, localización cartográfica, etc.).

Permite análisis detallados, estadísticos y comparativos de empresas y grupos de empresas, así como la obtención de gráficos ilustrativos de los balances y cuentas de resultados. Ello facilita el seguimiento de la evolución financiera de las empresas en relación a sus competidores, así como los análisis del entorno de mercado/competencia (marketing) y la investigación económica en general. Puede usarse también como directorio de empresas. Excluye bancos y ofrece perfiles y sistema de alertas. Existe una limitación semanal de descarga de datos.

Como el resto de las bases de datos de la biblioteca, cuenta con un detallado tutorial para que no os perdáis al usarlo y que está abierto a todos los públicos. Como vemos, unas herramientas fundamentales si queremos dar un enfoque de investigación más profesional a nuestros trabajos.

scopus base de datos

La nueva base de datos de la biblioteca: Scopus

Cabe también recordaros que en estos últimos meses la biblioteca cuenta con una nueva adquisición dentro de su catálogo de bases de datos. Se trata de Scopus, una base de búsqueda de documentos muy completa y actualizada, también de acceso restringido.

 

Para terminar, os dejamos una entrevista con Pedro Palacios, Jefe de sala y préstamos de la Biblioteca de Ciencias de la Información, que nos detalla desde dentro todas las posibilidades de las que os hemos hablado.

Be Sociable, Share!

6 Comments

  1. Tenemos suerte de contar con una base de datos y unos recursos biliográficos tan extensos en nuestra facultad.

  2. He usado algunos servicios de esta biblioteca y para mi funciona muy bien… ademas bibliotecarios siempre echan una mano a alguien que tiene algunas dudas o problemas.

  3. Creo que urge una explicación medianamente detallada por parte de la biblioteca de todo lo que contiene y de todas las herramientas que nos ofrece. Muchas de ellas no las utilizamos por puro desconocimiento de que están ahí. Es más, como dice mi compañero, el personal se limita a realizar su trabajo y atienden deficientemente al usuario con dudas o dificultades

  4. Un reportaje bastante bueno y muy útil. Deberíamos hacer mayor uso de las facilidades que la facultad nos ofrece, pero a veces da hasta miedo por el personal, que sin ser todos así, considero bastante incompetente.

  5. Sería muy útil que explicasen estas funcionalidades tan desconocidas cuando los estudiantes están en 1º y pueden usarlas. Y, sobre todo, que al propia biblioteca las publicitase más.

  6. Casi siempre cuando tenemos que hacer trabajos para clase nos limitamos a buscar información a través de Google sin ser conscientes de que la biblioteca de nuestra facultad ofrece unos servicios más especializados. Muchas veces nos respaldamos en la excusa de que nos llevará más tiempo porque no sabemos utilizarlo, sin pararnos a ver los tutoriales que nos ofrecen online o preguntar a algunas de las personas que allí hay trabajando. Deberíamos aprovechar más las oportunidades de las que disponemos y así poder hacer mejores trabajos. ¡Enhorabuena por el reportaje! ¡Muy útil!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.