Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El autoconocimiento como futura asignatura transversal de secundaria 

Las dificultades que surgen para alcanzar los objetivos marcados por el sistema educativo llevan años preocupando a la enseñanza. El llamado fracaso escolar no se refiere únicamente a los factores personales del alumnado, también a la falta de capacidad de adaptación del sistema. En las últimas estadísticas (2019) volvió a subir:

Esta situación requiere mirar de cerca los factores implicados; la educación y la gestión personal de los adolescentes. Para ello, se propone incorporar el autoconocimiento en la Educación Secundaria Obligatoria como asignatura transversal.

El diplomado en educación, Agustín de la Herrán Gascón (2004) lleva años considerando el autoconocimiento como “el más desapercibido fracaso educativo del ser humano.” Determina que estas herramientas personales y profesionales son las enseñanzas base para el alumnado.

El autoconocimiento, como explica Herrán, es la raíz de todo conocimiento. Académicamente ofrece unos contenidos que al igual que otras enseñanzas se pueden aprender, investigar y comunicar. Pero además, genera una base que organiza y empodera a la persona para desarrollarse de forma académica e individual.

La adolescencia se considera una etapa de cambios y de dificultades, pero a su vez, se trata de una etapa vital en la evolución interna y de madurez. Esta transición de la niñez al mundo adulto provoca tanto cambios físicos como mentales. El desarrollo cognitivo en esta edad es lo que permite que la asignatura sea válida, entendible y útil.

El entrevistado Enrique Simó, considera esencial que los adolescentes entiendan “el impacto que tienen sus pensamientos y sus emociones en sus vidas.” Explica que cuando una persona está estresada por dentro no puede expresarse con calma y tranquilidad afuera, del mismo modo que no puede centrarse ni estudiar correctamente.

Algunas empresas innovadoras han empezado a acercar el autoconocimiento de forma gratuita a algunos jóvenes. Concretamente, La Akademia se dirige a personas de entre 18 y 23 años para ayudarles a encontrar su camino de vida y a experimentar un viaje hacia el autoconocimiento. Este proyecto educativo fundado por Borja Vilaseca, ha ayudado a personas como Pablo Núñez, que comenzó como alumno y que a día de hoy es colaborador y voluntario de la escuela.

El autoconocimiento, sin embargo, debería estar al alcance de todas y todos, perteneciendo a un programa educativo público. Julia, una estudiante de secundaria, echa de menos una ayuda en sus emociones y en la motivación para estudiar. Remarca que el trato con los profesores enfocados únicamente a la materia le ha afectado personalmente al punto de sentir que “nunca iba a valer para estudiar” y que “el día de mañana no iba a ser nadie académicamente”.