Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Asociaciones feministas en CCInf

El feminismo es una forma de pensar sobre la vida, sobre una base de igualdad. El feminismo nace con la Ilustración en el momento en que surge la idea de que todos los seres humanos somos iguales y por lo tanto, tenemos los mismos derechos políticos y tenemos una necesidad de igualdad […]. Eso es el feminismo, una reivindicación de la igualdad, según Asunción Bernárdez, a la cual entrevistamos para este reportaje.

La información sobre feminismo cada vez está más a nuestro alcance, y no solo por la gran cantidad de información que existe en internet, sino porque cada vez se está implantando en mayor medida en la educación de los y las jóvenes. Asambleas y reuniones son algunos de los actos que se celebran en nuestra facultad sobre este tema, sin embargo, lo que más ha crecido ha sido la asignatura de comunicación y género , una asignatura que fue creada por una de las profesoras más representativas de este ámbito, Isabel Tajahuerce. Esta asignatura ha crecido notablemente a lo largo de estos años en cuanto a estudiantes matriculados y concretamente, el número de alumnos es cada vez mayor. Es impartida por tres profesoras: la propia Isabel Tajahuerce, Carlota Coronado y Asunción Bernárdez -la cual hemos podido entrevistar para conocer su punto de vista sobre ciertos temas relacionados y sobre las propias asociaciones feministas de la facultad­-.

Además de esto, en la facultad existen dos asociaciones feministas: Scila y Olympias. Ambas son asociaciones feministas no mixtas que tienen como finalidad apoyar a las mujeres, sobre todo en el ámbito universitario, buscando la creación de espacios seguros en donde se pueda hablar y resolver problemas y dudas que las atañen. Asimismo, realizan actividades y eventos para concienciar a la gente y visibilizar lo máximo posible el problema que existe. La diferencia que existe entre ambas es que Scila es una asociación legalizada por lo que se encuentra más jerarquizada, Olympias, en cambio, es un colectivo que no tiene las caracteríticas que puede tener una asociación legalizada. A pesar de esto, en ninguna de ellas se reciben ayudas por parte de instituciones y por tanto, la única ayuda con la que cuentan es la que les llega por parte de profesoras y por la unidad de igualdad que existe en la Facultad de Ciencias de la Información.

Pese a las intenciones de cambiar las cosas y ayudar lo máximo posible a todas aquellas que lo necesiten, ambas asociaciones se encuentran con diferentes problemas que dificultan sus funciones. Entre ellos, hay que destacar las restricciones que son cada vez más frecuentes y la invisibilización que tienen en relación con otro tipo de asociaciones a las cuales se les ceden mejores espacios. Con todo, buscan promocionarse e informar sobre eventos a través de otros medios como son las redes sociales. Scila tiene cuenta en Instagram para informar a los y las estudiantes de los diferentes eventos que organizan o que se celebran relacionados con el feminismo, además de una cuenta de correo para poder contactar con ellas. Olympias, por su lado, además de las anteriormente mencionadas, también cuenta con Facebook y Twitter -aunque su actividad es menor en estas dos últimas que en Instagram-.

Las labores que realiza cada una son muy variadas y depende de lo que puedan aportar (parte artística, comunicativa…), pero, sobre todo, de su tiempo. Así pues, lo que se busca es ayudar y aprovechar las capacidades de cada una para poder realizar las diferentes tareas que se puedan plantear. Están ahí por una causa y su intención es ayudar de la mejor forma posible para conseguir un ámbito universitario más seguro y más igualitario.

En 2007 se aprobó la Ley Orgánica 4/2007, la cual actualizó la Ley Orgánica 6/2001, con la que se crearon e implementaron unidades de igualdad en las estructuras de las universidades públicas del país, con el fin de desarrollar funciones y labores para la igualdad entre mujeres y hombres.

La Universidad Complutense de Madrid se ha comprometido este año, 2019, para concienciar a estudiantes y profesores, transmitiendo los valores de igualdad y respeto, con su nuevo Plan de Igualdad. La Universidad Complutense de Madrid cuenta ahora con una amplia red de Nodos de Igualdad, situados en cada facultad de la misma, con el fin de poder informarse y ayudar al alumnado de manera más cómoda, rápida y efectiva. Esta medida ayuda al trabajo de la Unidad de Igualdad de Género, ya que los Nodos de Igualdad recogen datos para poder detectar casos de acoso, de abuso, o situaciones de desigualdad, con el fin de cambiar la situación y/o sancionar.

La Unidad de Igualdad pide a las asociaciones que tengan una buena organización para que, a la hora de contactar o investigar, sea lo menos dificultoso posible. Además, les ayuda a la investigación y prevención de ese tipo de conductas machistas como el acoso o abusos. Esta unidad también se encarga, junto con las asociaciones, de desarrollar talleres de formación a profesores y alumnos, además de actividades para aprender y fomentar la igualdad.

Esta unidad pone el foco sobre la víctima. Comparten con las asociaciones, además de alumnado y profesorado, pautas para atender a las víctimas, y cómo actuar en según qué casos. Asimismo, enseñan cómo tratar con el agresor: ir en grupo, mantenerse seguras y sin correr riesgos; y si es posible, sancionarle de algún modo (vía redes sociales, etc.).

Las asociaciones asesoran a la víctima, le ayudan y explican qué puede hacer, si quiere denunciar, o simplemente avisar a la Unidad de Igualdad para que se haga una revisión del profesorado, alumnado o clase. Uno de los ejemplos más importantes de la Facultad de Ciencias de la Información es el caso de uno de los docentes que impartía la asignatura de Economía, con el que fue necesario la presión de muchas estudiantes, las dos asociaciones de la facultad, además de firmas y pruebas para que trasladaran al profesor.

Para las asociaciones feministas es muy difícil tener protagonismo en la facultad ya que, según nos cuentan integrantes de Olympias, no cuentan con la confianza ni el apoyo necesario por parte de la Universidad Complutense de Madrid. Estos últimos años han cambiado muchas cosas por la igualdad en educación, gracias a las medidas tomadas por diversas instituciones, sin embargo, se esperan más cambios. Tanto estudiantes como profesoras creen que deben implantar más medidas para promover los valores de igualdad y respeto, así como la creación de espacios más seguros en las universidades o facilitar los procesos de denuncias.