Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

La afición taurina en la universidad

La afición taurina en la universidadLa tauromaquia se refiere a todo lo relativo a la práctica de lidiar toros, tanto a pie como a caballo, y se remonta a la Edad de Bronce. Su expresión más moderna y elaborada es la corrida de toros, un espectáculo que nació en España en el siglo XII.

Las corridas de toros han despertado vivas polémicas desde sus mismos comienzos entre partidarios y detractores. Se encuentran  en un debate constante y no sólo en el entorno de la tauromaquia, sino también en ámbitos como el  político, ético e incluso artístico.

El vínculo toros-universidad siempre ha existido y, en la actualidad, se encuentra en su mayor apogeo (sobre todo en el ámbito de las residencias y colegios mayores). En la sociedad podemos diferenciar dos opiniones muy marcadas: los llamados anti-taurinos y los que defienden el mundo del toro como un arte. Y entre los jóvenes no iba a ser diferente.

 

España, país de larga e importante tradición taurina (Cuadernos de Tauromaquia, Blogs sobre toros), está sufriendo una lucha constante entre el sector de la sociedad que se opone rotundamente al maltrato animal y los que defienden el arte del toreo (ejemplo de ello es la Comunidad de Cataluña, donde finalmente se han prohibido las corridas de toros).

Existen organizaciones en España como la Asociación Internacional de Tauromaquia (AIT), una entidad sin ánimo de lucro que nació a petición de los ciudadanos españoles que tienen como tradición y expresión cultural esta fiesta para que finalmente sea reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Pero también hay organizaciones que defienden todo lo contrario, como la Asociación Defensa Derechos Animal o la plataforma La tortura no es cultura, que se encargan de defender los derechos de los animales por encima de todo.

Be Sociable, Share!

41 Comments

  1. Me considero totalmente antitaurina. En lo que unos ven belleza y cultura, yo sólo veo sufrimiento de un animal de una manera muy macabra.

  2. ¿Una lucha del ser humano contra una fuerza de la naturaleza? Eso sería si el torero se hubiese visto atacado por el toro y tuviese que defender su vida. Pero un señor hortera vestido de colorines y con sombrerito que se dedica a torturar y asesinar a un animal, que no puede hacer más que correr de un lado al otro oyendo las ovaciones del público, pues llámame loca, pero yo ahí solo veo uso y abuso de violencia por parte de ese al que algunos llaman “maestro”. Yo seguiré llamándolo asesino.

  3. No he asistido en mi vida a una corrida de toros ni pienso hacerlo, la verdad. En mi opinión es cruel e innecesario. No obstante, prohibirlo me parece también una autentica salvajada. Que vaya quien quiera y quien no quiera no. A igual que a mi nadie me obliga a ir (sólo faltaba), no me parece justo que aquellos que quieran no puedas asistir porque a los demás no nos guste.

  4. Estoy completamente en contra las toradas. Me parece ridículo defender ese supuesto “deporte” por ser una tradición española. La única vez que asistí a una torada, era de los pocos que estaba apoyando al toro.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.