Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Los estudiantes llegan a ciegas a la nueva selectividad

Bachillerato

Instituto Narcís Monturiol

La incertidumbre es la protagonista en las nuevas pruebas de acceso a la universidad. Tras la polémica suscitada con la implantación de la LOMCE (la nueva ley de Educación), el desacuerdo de los sindicatos estudiantiles y la oposición política, el sistema de evaluación mantendrá la antigua estructura. Los cambios son minoritarios en la denominada nueva Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU).

Los alumnos deberán examinarse de cuatro asignaturas en la fase general (un total de 10 puntos), junto a dos materias voluntarias en la fase específica para incrementar la nota (4 puntos). Estas dos fases suponen un 40% de la nota. El 60% restante corresponde a la calificación media obtenida en Bachillerato. De esta forma, la nota máxima que podrán obtener los estudiantes será de 14 puntos, como ocurría en la antigua Selectividad.

Selectividad

Sindicato de Estudiantes

Uno de los principales cambios en esta nueva prueba es que Filosofía deja de ser una asignatura obligatoria. Desde el inicio de este curso 2016/2017 y con la implantación de la LOMCE, esta materia ha dejado de ser obligatoria en segundo de bachillerato. Sin embargo, la ley deja vía libre a las comunidades para que ellas mismas decidan si la dejan como obligatoria u optativa. En los 17 gobiernos autonómicos, solo Cataluña, Andalucía, Extremadura y Asturias mantienen la asignatura de manera obligatoria.

El resto de autonomías siguen la normativa de la LOMCE y mantienen Filosofía de 1º de Bachillerato como asignatura obligatoria. Sin embargo, en 2º de bachillerato deja de ser troncal y se establece como optativa. Esto conlleva que en estas comunidades la nueva prueba de acceso a la universidad (EBAU) cambie significativamente, ya que Filosofía no entra dentro de las 4 asignaturas a examinar de manera obligatoria (fase general) y se desplazaría a la fase específica, donde los alumnos pueden examinarse para conseguir una puntuación mayor.

Ana García, portavoz del Sindicato de Estudiantes, critica que las modificaciones se hayan realizado una vez iniciado el curso. Esto puede afectar, según su opinión, a las calificaciones que obtengan los alumnos. Junto al retraso en la toma de decisiones, el sindicato denuncia la falta de recursos materiales y humanos en los centros educativos.

El profesorado también ha manifestado sus quejas respecto a la tardanza en el anuncio de estos cambios. Las reuniones que mantienen los docentes habitualmente en el mes de octubre para planificar el temario, se han retrasado hasta el pasado mes de febrero. Así lo explican María Dolores Guzmán, profesora de Lengua y Literatura en el Instituto Universidad Laboral de Toledo, y Sergio Sierra, profesor de Educación Física del Instituto Narcís Monturiol de Parla.                                                                     

Los alumnos de Bachillerato son los principales afectados de esta incertidumbre. A mitad de curso han recibido la noticia de que no tendrán que examinarse de Filosofía y algunos temarios han sido modificados de forma significativa. Además, las reválidas previstas no se llevarán a cabo finalmente, lo que ha supuesto un drástico giro en los planes de los estudiantes. Así lo cuenta Elena Rosado, alumna de segundo de bachillerato en el curso actual.

El Ministerio de Educación, por su parte, sigue jugando sus cartas. Desde que se realizó el anuncio de la nueva ley, son múltiples las modificaciones que se han realizado. La estructura de la antigua PAU (Pruebas de Acceso a la Universidad) se mantiene en líneas generales durante el presente curso. No obstante, sigue todavía en el aire lo que ocurrirá en las próximas convocatorias.

Selectividad

Instituto de secundaria

 

Los estudiantes se enfrentarán en apenas dos meses a estas pruebas sin tener un conocimiento exacto de lo que se van a encontrar. El juego político mantiene su lucha ideológica sin tener en cuenta a los principales protagonistas. El consenso sigue sin llegar al Parlamento, mientras el sistema educativo se mantiene en un limbo.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.