Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Deporte base individual

El deporte base es la actividad física que practican niños y jóvenes con el objetivo de llegar a competir en un nivel máximo en una etapa más adulta. Los entrenamientos que van relacionados con el deporte base se pueden realizar a diferentes niveles como en clubes, instituciones educativas o selecciones nacionales/provinciales.

Estas organizaciones se dedican a formar a los aspirantes en diversos aspectos, no únicamente se centran en la actividad física, sino que también tienen un papel muy importante la relación con otros actores además de las habilidades intrínsecas. Los actores que más influyen son el compañerismo, los rivales, el público y los jueces.

Por otro lado, el deporte base individual es la actividad física de carácter psicomotriz, en la que la incertidumbre en su realización solo puede provenir del adversario directo o del medio en que se desarrolla. No existe presencia de compañeros ni adversarios que puedan perjudicar la ejecución del gesto y si distinguen, en parte, gracias al medio donde se ejecutan.

El carácter competitivo de estos deportes se centra a diferencia de los deportes de equipo, fundamentalmente, en la superación de uno mismo, por lo que esta circunstancia requiere del individuo la movilización de una serie de capacidades: control mental, concentración, estabilidad emocional y aceptación de un alto grado de responsabilidad.

Una de las clasificaciones que se puede realizar para encuadrar todas las modalidades del deporte individual son el atletismo, los deportes gimnásticos, los deportes náuticos, los deportes en la naturaleza, los deportes de invierno y los deportes acuáticos.

El deporte base individual es una apuesta muy arriesgada a corto plazo pero puede resultar rentable a medio/largo. Es arriesgado porque se destinan recursos de los cuales igual no recuperas lo invertido. Sin embargo, si la apuesta es constante, paciente y decidida, al cabo de unos años se podrá constatar como acaba dando sus frutos.

¿Qué se hace en España para fomentar el deporte base? El proyecto más destacable es el de ADB y consiste en un plan de apoyo al deporte base promovido por el Consejo Superior de Deportes con el que se pretende ensanchar la base de practicantes de los deportes y conforma sus condiciones óptimas para la detección de talentos deportivos y su formación integral, tanto en lo deportivo como en lo académico.

En términos económicos, de los 204 millones de euros que se invirtió en deporte en el pasado 2019,  1.700.000€ fueron destinados para que las federaciones impulsaran formación y preparación en los deportistas dentro de sus primeras etapas del Plan Nacional de Tecnificación deportiva. Además, otros  2.400.000€ se dedicaron para que  administraciones autonómicas financiaran programas de centros de tecnificación para actividades deportivas.

Para conocer una visión interna del deporte individual base, hemos realizado tres entrevistas a deportistas que han practicado o practican distintos deportes desde su niñez. En ellas hemos abordado preguntas deportivas y personales, las horas o días de entrenamiento a la semana, la compatibilidad con los estudios o qué fue lo que le impulsó a practicar un deporte individual.

Por un lado, Marta Paredes es propietaria y entrenadora en el club deportivo Elemental Rítmica Chassé. La entrenadora practicó el deporte en su niñez y tras haber tenido una mala experiencia con algunas de sus entrenadoras decidió crear su propio Club donde de verdad pudiera alcanzar los resultados que merecía. Ella entrena tanto el deporte base en conjunto tanto en individual, ya que la Gimnasia Rítmica cuenta con ambas disciplinas, por ello mismo podrá explicar qué diferencias encuentra entre ambas. A día de hoy, el Club de Rítmica Chassé ha conseguido alcanzar grandes resultados a nivel de la Federación Madrileña de Gimnasia Rítmica. 

La segunda entrevistada fue Natalia Peña, quien desde pequeña ha practicado natación y ha llegado a competir en distintas competiciones nacionales e internacionales. En el Centro de Alto Rendimiento de Madrid (CAR) pudo acabar bachiller mientras seguía los duros entrenamientos diarios. Debido a una lesión del hombro, que incluso tuvo que operarse, nunca volvió a su mismo nivel y decidió dejar de competir, aunque sigue ligada a la natación entrenando niños más pequeños.

El caso de Vicent Riera es similar al de Natalia, ya que también tuvo un paso por el CAR de Madrid después de alzarse con la medalla de bronce en el europeo de Bádminton en la modalidad individual. Vicent realizó otros deportes cuando era más pequeño pero decidió decantarse por un deporte individual como el bádminton porque como explica era él quien competía contra sí mismo. Desgraciadamente tuvo el mismo problema que Natalia, una lesión que le obligó a pasar por quirófano que, sumado a los estudios y temas personales, fueron el motivo de dejar el bádminton. No obstante, sigue inscrito en un club de Ibiza.

Tanto Natalia como Vicent no pensaban que llegarían a convertirse en deportistas profesionales cuando se iniciaron en sus respectivos deportes y ambos tuvieron que dar un paso al lado por culpa de las lesiones. Marta, sin embargo, no llegó a alcanzar tanto éxito como deportista como ellos dos pero dirige su propio equipo que sí ha conseguido alcanzar grandes resultados en muchas competiciones.